Tipos de microscopios ¿cuántas clases de microscopios hay?

En la actualidad existen muchos tipos de microscopios, desde modelos con una tecnología increíble hasta los más sencillos utilizando una cámara VGA.

Entre los tipos de microscopios existentes predominan los ópticos, ya que son más accesibles para el bolsillo y aptos para todos los públicos.

Aquí te voy a contar todo sobres los distintos tipos que existen, además, lo clasificaremos de manera que los tengas agrupados según su tecnología de fabricación.

Microscopios por tipos de captación

En esta categoría están los microscopios que utilizan diferente tecnología para captar imagen de la muestra.

Lo más habitual es la captación e iluminación por luz, pero existen otros tipos de microscopios que también te detallaremos a continuación.

Microscopio óptico

El microscopio óptico utiliza un sistema de luz para iluminar la muestra y poder observarla con mayor claridad.

El foco de luz apunta hacia la muestra y a su vez, ésta pasa por el objetivo y el ocular para lograr crear la imagen de la muestra que estás intentando observar.

Este es el tipo de microscopio más habitual y el más utilizado por laboratorios y aficionados.

Microscopio electrónico

A diferencia de el óptico, el microscopio electrónico no utiliza la luz para iluminar la muestra, sino que utiliza electrones acelerados mediante un filamento de tungsteno.

Estos electrones, después de ser acelerados y pasar por las lentes electromagnéticas, impactan con la muestra en una cámara de vacío.

Existen varios tipos de microscopios electrónicos, pero la tecnología de funcionamiento se basa en la aceleración de electrones para recrear una imagen de la muestra.

La ventaja de estos microscopios es la cantidad de aumento que ofrecen frente al resto, pero por otra parte, no es posible analizar muestras vivas debido a que se analizan en su cámara de vacío.

Microscopio óptico y microscopio electrónico

Microscopio de luz polarizada

Este tipo de microscopio también te lo puedes encontrar como microscopio petrográfico, y sirve para analizar estructuras cristalinas.

Su tecnología es la misma que un microscopio óptico, pero en su caso, cuenta con dos polarizadores fabricados por prismas de Nicol.

Estos polarizadores se encuentran posicionados entre el condensador y la muestra y el segundo entre la muestra y el observador, y según su posición, si están cruzados o paralelos producirán claridad u oscuridad.

 

Microscopio de luz ultravioleta

Los microscopios de luz ultravioleta, como se puede obviar por su nombre, utilizan luz negra para iluminar la muestra.

Una gran ventaja de utilizar este tipo de luz en un microscopio es que la longitud de onda de la luz ultravioleta es más corta, por lo que se obtendrá una mejor resolución que con luz visible o ambiental.

Otra de las grandes ventajas de los tipos de microscopios con este sistema de luz es que se pueden analizar muestras transparentes, y que no sería posible hacerlo con luz normal sin un teñido previo.

Microscopio de fluorescencia

Los microscopios de fluorescencia utilizan lámparas de xénon para iluminar la muestra, y ésta, a su vez, emite luz propia.

Otro tipo de iluminación utilizada en este tipo de microscopio son las lámparas de vapor de mercurio. Estos microscopios utilizan filtros capaces de separar la luz que se le envía a la muestra de la que la muestra envía por sí sola.

Este sistema permite observar muestras con autofluorescencia, como podría ser la vitamina A, además moléculas que absorben y emiten fotones, conocidos como fluorocromos.

Microscopios por número de oculares

Entre los distintos tipos de microscopios los hay con uno, dos y tres oculares, llamados monocular, binocular y trinocular.

Estos tres tipos de microscopios entran en los propios microscopios ópticos.

Monocular

El microscopio monocular sólo tiene un ocular por donde observar la muestra, por lo que se debe usar con un ojo en el ocular y el otro cerrado a modo de guiño.

Este tipo de microscopio es el más básico entre los ópticos, y es una buena elección para principiantes o aficionados que se quieran adentrar en el mundo de la microscopía.

Una gran desventaja de estos microscopios es que pueden resultar molestos cuando se utilizan durante un largo periodo de tiempo continuado.

Binocular

Como te hace saber su nombre, el microscopio binocular tiene dos oculares por los que observar.

Gracias a ello se puede utilizar con los dos ojos, sin necesidad de tener que cerrar uno para evitar mezclar las imágenes que llegan a nuestro cerebro.

Este tipo de microscopio es el más utilizado en laboratorios y centros de investigación debido a enorme comodidad de uso comparado con el tipo anteriormente expuesto.

La distancia entre los dos oculares es regulable para adaptarse a cada usuario, y además, algunos modelos incluso son regulables en inclinación.

 

Trinocular

En el caso del microscopio trinocular, además de contar con los dos oculares por donde observar la muestra, dispone de un tercero en su parte más alta.

Este tercer ocular está habilitado para poder conectar una cámara para microscopios y poder hacer fotos o vídeos de lo que se está observando.

Un detalle a tener en cuenta es que estas cámaras conectadas al microscopio trinocular pueden grabar o transmitir la imagen en tiempo real a un ordenador o un monitor, por lo que puedes evitar el estar pegado a los oculares todo el tiempo.

Tipos de microscopios

Tipos de microscopios por número de lentes

El sistema de lentes de los microscopios en conjunto con otros componentes es la configuración que se utiliza para poder ampliar la imagen.

En este caso sólo existen dos tipos de microscopios distintos, aunque con el primero pueda haber discrepancias.

Microscopio simple o lupa

Aunque parezca mentira, la lupa es un sistema de aumento que entra en la categoría de los microscopios. De hecho, es el primer microscopio que se inventó y tenía un aumento de 10x.

Los microscopios simples (o lupas) disponen de una única lente, pero aún así existen modelos capaz de entregar un gran aumento para ser una única lente.

Microscopio compuesto

Los microscopios compuestos son aquellos que disponen de dos lentes o más, siendo el caso más conocido bajo el término microscopio.

Por lo general, los microscopios disponen de varias lentes, tanto en el objetivo como en el ocular, y son las encargadas de realizar el aumento y corregir la imagen para ofrecer una copia aumentada de la muestra original.

Tipos de microscopios de transmisión de luz

En este estilo existen dos tipos de microscopios distintos, ambos utilizan la luz para iluminar la muestra, pero de forma distinta.

Uno de ellos ilumina la muestra desde arriba, mientras que el otro lo hace desde su parte inferior, se llaman microscopios de luz transmitida y microscopios de luz reflejada.

Microscopio de luz transmitida

Los microscopios de luz transmitida proyectan la luz desde la parte inferior del microscopio hacia la muestra, iluminándola por debajo de la platina.

Para que la luz atraviese la muestra, ésta necesita ser preparada con anterioridad en finas capas semitransparentes que permitan que la luz la atraviese.

Después de atravesar la muestra con la luz, ésta llegará al objetivo para captar la imagen de la muestra y ser proyectada sobre los oculares.

Microscopio de luz reflejada

A diferencia del tipo de microscopio antes mencionado, los microscopios de luz reflejada proyectan la luz hacia la muestra desde arriba.

Este tipo de microscopios se suele utilizar para analizar materiales que no permitan que los atraviese la luz, como por ejemplo los metales.

Por otra parte, existen microscopios con ambos sistemas de iluminación, por lo que se podrían utilizar para examinar los distintos tipos de materiales, tanto opacos como semitransparentes.

Otros tipos de microscopios

Entre los tipos de microscopios existen otros que por ser únicos no tendrían categoría de segmentación, por lo que hay que listarlos en la categoría de otros microscopios.

 

Microscopios invertidos

En este caso, el microscopio invertido presenta una fabricación opuesta al resto de microscopios, ya que estos tipos de microscopios observan la muestra desde abajo.

Por lo cual, los microscopios invertidos son iluminados desde arriba y las ópticas quedarían por debajo de la muestra y de la platina.

Este tipo de microscopio es utilizado para analizar muestras que deben estar hidratadas, por lo que están sumergidas en el fondo de un recipiente.

Microscopios digitales por USB o Wifi

Los microscopios digitales disponen de una cámara de gran aumento que es la que se encarga de capturar una imagen digital de la muestra.

La cámara de estos dispositivos se encuentra colocada en el lugar donde iría la óptica de un microscopio convencional.

Entre estos microscopios existen una gran variedad de configuraciones donde elegir, y va desde un simple microscopio con usb hasta uno con su propia pantalla.

Los modelos más básicos disponen de una toma USB para conectarlo al PC o al móvil y poder visualizar en tiempo real lo que capta el microscopio.

También los hay con conexión Wifi, por lo que puedes transferir la imagen al smartphone o a algún dispositivo dotado de wifi, como un monitor o una TV.

Por otra parte, existen modelos de microscopio con pantalla incorporada, por lo que no debes conectarlo a ningún otro dispositivo para generar la imagen.

Además, la mayoría de ellos cuenta con ranura para tarjeta micro SD, por lo que podrás grabar todo lo que el microscopio observe.

 

Microscopio estereoscópico

Los microscopios estereoscópicos son un tipo de microscopio que es capaz de ofrecer imágenes en 3D de la muestra.

El equipo cuenta con un sistema de captación de imagen formado por dos oculares, lo que permite que tome diferentes imágenes de un mismo objeto.

Cuando el microscopio capta las dos imágenes desde ángulos diferente las combina entre sí para ofrecer una imagen tridimensional de la muestra.

Un aspecto negativo de estos tipos de microscopios es que su aumento máximo está muy por debajo de los microscopios ópticos convencionales.

Microscopio de campo oscuro

Estos microscopios se utilizan para observar muestras semitransparentes sin necesidad de tener que teñirlas para aumentar su contraste.

Para lograrlo emplean un sistema de iluminación oblicuo, lo que consigue que la luz que capta el objetivo ha sido dispersada por la muestra, evitando así que capte luz directamente del foco.

 

Microscopio confocal

El sistema utilizado por el microscopio confocal es similar al utilizado por un microscopio de barrido, ya que analiza la muestra punto a punto para conseguir la imagen.

El microscopio en sí es un tipo de microscopio de fluorescencia, pero en vez de iluminar la muestra por completo, lo va haciendo por partes para posteriormente reconstruir la imagen.

Microscopio de contraste de fases

En estos microscopios cambia la velocidad de la luz dependiendo de la sección de la muestra en la que impacte.

Este efecto de luz se amplifica lo necesario para conseguir la imagen final del objeto observado, además, no es necesario teñir las muestras, por lo cual, se pueden analizar células vivas.